Lifestyle

Cómo ser más feliz con el minimalismo y el hygge

En primer lugar, quizá te estés preguntando qué es hygge y para qué te puede servir incorporarlo en tu vida. Hygge es la filosofía danesa que enseña a ser felices con los pequeños placeres de la vida cotidiana. Si aún no sabes bien a qué nos referimos, puedes leer  más sobre qué es hygge aquí. Ahora bien, ¿cómo se relaciona con el minimalismo?

¿Qué es el minimalismo?

Quizá algo escuchaste sobre la palabra minimalismo, sabes que es una tendencia y que muchas personas actualmente están hablando sobre ese tema.

A nivel general se dice que el minimalismo es la tendencia a reducir todo a lo esencial. Es decir, simplificar todo a lo mínimo posible.El término surge en Estados Unidos a mediados de la década de 1960 , de ahí viene que sea una traducción del término en inglés “minimalism”.

El minimalismo se puede aplicar a varias áreas de tu vida. Esto hace que ya se lo considere más que una moda, un estilo de vida.  Se trata de evitar el consumismo compulsivo y responder a las pautas culturales de comprar por comprar por el simple hecho de tener aceptación social.

¿Cuál es el secreto del minimalismo?

Si adoptas un estilo de vida minimalista notarás que al quitar lo innecesario de tu vida, se da un cambio en tu manera de observar tu entorno. En primer lugar, notarás un hogar ordenado que te brinda tranquilidad y armonía. Sumado a que al sacar el exceso de lo que tienes ganarás algo mucho más valioso: tiempo. También notarás cómo se simplifican tus decisiones, por ejemplo, al contar sólo con la ropa esencial te será mucho más fácil elegir qué usar. Es decir, simplificas tus decisiones y ganas tiempo.

Además la simplificación no es sólo a nivel material sino también espiritual y emocional. Sólo dedicas tiempo a lo importante, reduces compromisos sociales que no te aportan valor y te centras en lo que realmente quieres vivir. Si comienzas a aplicarlo notarás una reducción de tu estrés ya que no estarás a las corridas para cumplir con lo que quieren los demás de ti. Pero ¡ojo!, el minimalismo no significa que te aislarás de todo sino que serás más selectivo con tu entorno. Por ejemplo, en el uso de las redes sociales dado que sólo conservarás esa red de contactos que quieren lo mejor para ti y hacen aportes positivos en tu vida.

El  minimalismo también se vive con una alimentación basada en las comidas simples para preparar y nutritivas. Te sentirás más saludable y te olvidarás de ese cansancio agotador que te suele invadir al final del día.

Como puedes notar las pautas minimalistas se aplican a cada aspecto de tu vida y a medida que lo hagas caerás en la cuenta sobre la importancia de la famosa frase: “menos es más”.

El minimalismo y el estilo hygge pueden simplificar tu vida

El minimalismo aumenta tu productividad

Los especialistas señalan que es un estilo de vida que tiene una incidencia directa en tu productividad. Esto se debe a las siguientes razones:

  1. Aprendes a simplificar la información que recibes cada día
  2. Tienes las herramientas y el compromiso para organizar lo que realmente te importa.
  3. Logras priorizar tus tareas de manera más eficiente porque distingues con más claridad qué es lo esencial para tu vida.

¿Cómo sumar el minimalismo y hygge a tu vida?

El minimalismo es una manera de vivir teniendo sólo lo que es esencial para ti. Te propone que conserves lo que es realmente importante en lo social, lo material y en lo espiritual. Sin embargo, la filosofía hygge puede aportar aún más valor al minimalismo a través de  tener más presente cómo disfrutar de lo mínimo que necesitas para vivir. Para esto no sólo tienes que contar con lo necesario sino que lo que esté en tu hogar debe brindarte el bienestar y la armonía para ser feliz en tu día a día.

No es menor que el hygge y el minimalismo se caractericen por:

  1. El uso de una paleta de colores claros y neutros para tu decoración

Particularmente los colores neutros y suaves hacen que tus espacios se vean simples e iluminados. Además estos colores permiten  difuminar los límites del espacio haciendo que la importancia esté en el estilo de los muebles o la decoración.

2. La importancia de elegir un buen sofá

Es uno de los elementos principales de tu sala de estar por la dimensión que ocupa y por los momentos que vives en él. Por el lado minimalista tienes que encontrar las dimensiones  y colores necesarios. Mientras que considerando la idea hygge es necesario que sea un sofá cómodo que invite al descanso y a conectarte con el momento presente ya sea solo o acompañado.

3. Los espacios y accesorios de decoración tienen que ser funcionales.

El orden es fundamental para el estilo de vida hygge y minimalista ambos se centran en que la capacidad de mantener el orden en tu vida genera armonía y paz mental. Por eso tienes que elegir los productos indicados para cada ambiente de tu hogar.

4. Sólo tienes que contar con ropa cómoda y necesaria.

Tanto el estilo minimalista como el hygge enfatizan la simplicidad en la vestimenta, el uso de materiales de alta calidad y lograr la elegancia sin detalles innecesarios. Además para ambos estilos es un must los colores monocromos: es preferible no usar más de dos colores. Tu look hygge y minimalista siempre tiene que demostrar que no sólo “menos es más” sino que es posible sentirse cómodo y elegante estando a la moda.

5. La iluminación de los espacios

Tanto para el minimalismo como para hygge es fundamental contar con una buena iluminación. Si bien es preferible que sea natural muchas veces no es posible y por eso hay que recurrir a una buena iluminación artificial. Esto hace que la elección de las lámparas tiene que ser la indicada para cada ambiente de tu hogar. Otro tip clave es combinar con espejos que permitan aprovechar aún más la iluminación de los espacios. Y por último, ¿por qué no usar velas para darle más calidez?

6. La combinación de texturas

El uso de colores neutros y el recursos de la monocromía del estilo minimalista se puede romper con la mezcla de texturas que también caracteriza al estilo hygge. Esto se puede lograr con la combinación de distintos materiales como como telas y madera ya sea en los accesorios, en tus muebles o en los textiles como ropa de cama, cojines y cortinas.

En definitiva el minimalismo y el hygge nos enseñan cómo ser más feliz con menos. La atención está en tener sólo lo esencial en nuestra vida y reconocer el placer que nos genera en la cotidianidad. Pero esto requiere de tu acción así que hoy mismo puedes empezar a crear tu propio espacio interno y externo para vivir bajo la filosofías de vida hygge y minimalista.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *